El área de Ciudad Sostenible y Planificación ha avanzado la contratación de la instalación de placas de energía solar fotovoltaica para el CEIP San Antonio, junto al César Manrique. “Estas acciones forman parte del compromiso municipal contra el cambio climático, que más allá de una declaración de intenciones, se hace palpable en cuatro instalaciones públicas que contarán ahora con fuentes de energía renovables” comenta el concejal David Hernández.

Las obras en el Centro de Enseñanza de Infantil y Primaria San Antonio consistirán en una instalación fotovoltaica para autoconsumo colectivo, que contará además con un sistema de gestión de la energía mediante tres inversores cargadores que acumularán energía para seis baterías, que cuentan con una capacidad de almacenamiento energético suficiente para abastecer los consumos del edificio.

El edil ha visitado las instalaciones para compartir el proyecto con la responsable del centro escolar. La instalación se realizará en las cubiertas del propio edificio, para lo que se ha realizado un estudio de sombras que asegura la mejor ubicación y mayor aprovechamiento de esta tecnología.

“Una vez las instalaciones fotovoltaicas se encuentren en funcionamiento, el centro podrá ahorrar más de 10.000 euros anuales y emitir un 100% menos de CO2 al año, contribuyendo con los compromisos de política energética y con los beneficios ambientales y sociales que supone el ahorro de emisiones contaminantes a la atmósfera”, añade Hernández.