‘Coles Violeta’ es el nuevo proyecto de dinamización de la violencia de género que lleva a cabo a concejalía de Igualdad del Ayuntamiento portuense que promueve el buen trato y las relaciones sanas en educación infantil y primaria.

La primera parada de esta iniciativa tuvo lugar este viernes en el CEIP Punta Brava y continuará en las próximas fechas en el resto de colegios como el César Manrique, Juan Cruz Ruiz de La Vera, San Antonio y Tomás de Iriarte, con actividades lúdicas y educativas, buscando sensibilizar a niños y niñas sobre la importancia de construir relaciones basadas en el respeto, la igualdad y la tolerancia, desde un proyecto que cuenta con el apoyo de los fondos del Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

A través de ‘Coles Violeta’, se busca crear un impacto positivo en la comunidad escolar, promoviendo valores de respeto, igualdad y diversidad desde la infancia. “Trabajamos desde el Ayuntamiento para construir un futuro donde todas las personas puedan vivir libres de violencia y discriminación, contribuyendo así a la construcción de una sociedad más justa y equitativa para todos y todas”, destacó el alcalde Marco González, que incidió en la importancia de inculcar a los más pequeños “estos valores de respeto y tolerancia para sembrar ese germen rompiendo con estereotipos y dar pasos entre todos y todas por una sociedad más igualitaria e inclusiva”.

Otro de los objetivos se centra en fomentar la reflexión activa y la participación lúdica de niñas y niños en actividades diseñadas para promover valores de respeto, empatía y solidaridad entre los géneros. “Contribuimos así en la construcción de una sociedad más inclusiva y equitativa promoviendo conceptos claves relacionados con la igualdad de género y la violencia de género desde infantil hasta sexto de primaria”, explicó la concejala Rebeca Toste, con actividades como cuentacuentos, creación con títeres y talleres lúdicos que se adaptan a la duración de las respectivas clases del alumnado de cada colegio.

‘Coles Violeta’ quiere además proporcionar un espacio seguro y empático donde niñas y niños puedan expresar sus opiniones, fomentando el desarrollo de habilidades sociales y emocionales, a través de la participación activa en actividades interactivas y colaborativas diseñadas para abordar la igualdad de género y la prevención de la violencia desde una perspectiva educativa y lúdica.