Las ayudas de emergencia social están destinadas a aquellas personas cuyos recursos resulten insuficientes para hacer frente a gastos específicos de carácter ordinario o extraordinario, precisas para afrontar necesidades básicas y paliar o evitar situaciones de exclusión.

Macarena García señala que “los datos son importantes, pero más allá de estas cifras, no debemos olvidar que detrás hay familias que necesitan esta red de protección, además los servicios sociales del Ayuntamiento, aparte de estas prestaciones municipales, desempeñan una labor muy significativa y representativa en el proceso de tramitación de ayudas que provienen de otras administraciones como la Renta Canaria de Ciudadanía o los  informes que realizamos sobre vulnerabilidad para la concesión del Ingreso Mínimo Vital”

Además, destaca García “el trabajo que se está realizando desde el equipo de derecho social cumple una función relevante en el acompañamiento y en el seguimiento de cada caso, de cada situación, dado que, aparte de las prestaciones sociales, la escucha activa y que las personas que viven estas complicadas situaciones sientan que no están solas, genera un refuerzo positivo en la ciudadanía con más dificultades. También desde el Área de Derecho Social se está reforzando la coordinación y las reuniones periódicas con diferentes entidades sociales del municipio y con otras instituciones para una mejor atención personalizada.