A las 20:29 de este martes 12 de julio, Puerto de la Cruz y la isla de Tenerife vivieron uno de los momentos más esperados por portuenses y visitantes: el ansiado embarque de la Virgen del Carmen en el muelle pesquero de la ciudad turística. Al grito ya tradicional de “No pasa nada, la Virgen está embarcada” más de 20 mil gargantas jaleaban a la Patrona de los Mares que desde el Nuevo San Ramón marcaba rumbo para volver a reinar en los mares tres años después. Minutos antes, San Telmo a lomos de las cargadoras también vivía ese momento que identifica tanto a una ciudad turística que de nuevo vivió con civismo y buena convivencia una jornada histórica. 

Desde la salida de la Parroquia de Nuestra Señora de Francia tras la misa concelebrada y acompañados en volandas por esos cargadores que viven su fe de una manera tan particular, la Virgen del Carmen y San Telmo procesionaron por el recorrido tradicional a la que asistió el presidente del Cabildo de Tenerife Pedro Martín, que, junto a la corporación local y otros cargos y autoridades civiles y militares, fueron parte de la comitiva que llegó al muelle para encontrarse con esas miles de personas que aguardaban ansiosas la aparición de la reina de los mares. 

De nuevo el muelle pesquero fue el epicentro de unos actos que se desarrollaron desde bien comenzada la mañana con la misa en el altar del muelle a la que asistieron casi un millar de personas que luego disfrutarían de la tradicional chocolatada que ofrece la Hermandad de la Virgen del Carmen, que este año tras su reconstitución participó de lleno en la organización de todos y cada uno de los actos con el hermano mayor Santiago Rodríguez al frente. 

Allí en el muelle se dieron cita todas las emociones que encontraron su voz, la de todos y todas las portuenses, en las canciones que también son poesía de Isabel González, Tony Acedo y Chago Melián, pregonero también de las fiestas de este año, que con su arte hizo el silencio más respetuoso para que la multitud escuchara embelesada su interpretación tan sentida y emotiva del Ave María, despidiendo a la Virgen y a San Telmo con el también clásico Bendita tierra guanche. 

Tras su llegada del mar, y de vuelta al barrio de La Ranilla, las imágenes continuaron su periplo hasta bien entrada la noche en un ambiente festivo, lleno de emociones que se vivieron en este día, el martes que volvió la Virgen al mar con todos los y en loor de multitudes.  

Para que todo discurriera en ese ambiente de civismo y convivencia, se desplegó un dispositivo de más de cien personas entre Policía Local, Policía Nacional, Protección Civil y Cruz Roja, coordinados desde primera hora de la mañana desde el centro de mando avanzado que seguía minuto a minuto el desarrollo de este día festivo.  

Las Grandes Fiestas de Julio no paran y continúan estos próximos días con todo un calendario de actividades de primer nivel con  la cultura, la música y las tradiciones como protagonistas, incluidos el concierto de la mítica banda británica Pet Shop Boys que visita por primera Canarias en sus más de 30 años de recorrido musical en las que han vendido más de cien millones de discos o el Cook Music Fest que dio comienzo este pasado fin de semana con un éxito arrollador de Luis Fonsi y cuya programación puede ser consultada en la web www.grandesfiestasdejulio.es

X