El Ayuntamiento comparte el ecosistema cultural y creativo, que posiciona al municipio dentro de las tendencias y dinámicas de la escena internacional 

El Ayuntamiento de Puerto de la Cruz apuesta por la cultura como herramienta de desarrollo social y económico del municipio. Así se recoge en el ecosistema cultural y creativo del municipio, el nuevo modelo de gestión pública de la cultura que está alineado con las corrientes de pensamiento contemporáneas, que se circunscribe en las tesis delineadas por instituciones de ámbito nacional e internacional y que coloca a la cultura como eje transversal de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 

En un encuentro celebrado en el Complejo Turístico Costa Martiánez, el alcalde y responsable de Cultura, Marco González, expuso los principios que definen este marco de trabajo que se ha ido desarrollando en los últimos meses en el municipio, tras un periodo de análisis y reflexión de las líneas que han marcado sus políticas culturales en los últimos años. “En un proceso de trabajo colaborativo con diferentes instituciones y entidades del ámbito público y privado, y atendiendo a la transformación que nuestra sociedad ha sufrido recientemente, el Área de Cultura de Puerto de la Cruz actualiza lo que se viene realizando hasta ahora para adaptar nuevas formas de gestión a la nueva realidad”, subrayó González. 

Objetivo: el desarrollo social a través de la cultura 

El ecosistema cultural y creativo (ECC) de Puerto de la Cruz se apoya en la creación de conocimiento, la inclusión y conexión de personas, la participación, la cogestión y la acción en toda la cadena de valor de la cultura, con el fin máximo de alcanzar el desarrollo social y económico, así como una revalorización de la ciudad como un lugar rico en identidad, cohesión y bienestar.  

En este nuevo modelo de gestión pública, desde el Área de Cultura de Puerto de la Cruz se plantea y estructura un espacio común donde se producen los procesos y relaciones culturales, donde los proyectos y las personas se encuentran, interrelacionan y benefician, donde se produce parte de la cadena de valor del hecho cultural, y que se cristaliza a través de procesos de representación, formación e investigación. “Es decir, el ECC no actúa como prescriptor del cambio, sino que plantea las condiciones para estimular a las personas a producir el cambio al que apuntan los ODS de la Agenda 2030”, remarcó el también responsable de Cultura. 

El ecosistema cultural de Puerto de la Cruz fomenta la cultura creativa inspirando, promoviendo el desarrollo del conocimiento y conectando a las personas. La ciudad se concibe como un ecosistema cultural que le da identidad, en el que discurre el pasado y el presente, que se abre al visitante y que evoluciona al mismo tiempo que sus habitantes y el mundo. “El objetivo no es otro que poner en valor el sector cultural y la industria creativa de una manera más social, es decir, que sus resultados se midan por el desarrollo de las personas y el lugar donde habitan, no por indicadores económicos, aunque el desarrollo económico sea una derivada natural como consecuencia del enriquecimiento de las personas”, puntualizó. 

Líneas de acción internacionales  

Que las políticas culturales tienen un papel clave en el desarrollo de la economía, en la renovación del espacio urbano, en la cohesión e inclusión social, en la atracción de turistas e inversores y, en definitiva, en la mejora de la calidad de vida queda fuera de todo debate en el ámbito nacional e internacional. Son muchos los organismos e instituciones que han empezado a colocar a la cultura como Bien de Primera Necesidad –caso del Gobierno Nacional y el Parlamento de Canarias– uniéndose a reflexiones formuladas desde entidades como UNESCO, Cátedra Inés Amor de la UNAM, Universidad de Valencia. 

Siguiendo las tesis delineadas por instituciones de ámbito nacional e internacional, en Puerto de la Cruz se ha trabajado en las últimas décadas desde el convencimiento de que la actividad cultural es clave en el desarrollo humano y social de la ciudadanía. Además, el nuevo modelo de gestión de la cultura en Puerto de la Cruz está alineado con otras políticas culturales como la desarrollada por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), adscrita al Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación. 

Ahondando en esta cuestión, “cabe destacar dos líneas de acción internacionales que han estado presentes en el trabajo realizado por el Área de Cultura de Puerto de la Cruz y que están recogidas en el ecosistema cultural y creativo: los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de Naciones Unidas y el nuevo modelo de desarrollo presentado por la Comisión Europea en septiembre de 2020 bajo la denominación Nueva Bauhaus Europea (NEB)”, afirmó González. 

Desde el Área de Cultura de Puerto de la Cruz se ha promovido un trabajo colaborativo para explorar las conexiones que existen entre los ODS y su desarrollo en el municipio desde una perspectiva transversal. Las conclusiones se han incluido en el informe ‘Las Siete Claves en Puerto de la Cruz’, en el que se sientan las bases metodológicas de un modelo de ciudad que promueve la cultura como elemento básico en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030. 

Asimismo, teniendo en cuenta que el diseño es el eje vertebrador del conocimiento o las ideas y las relaciones dentro del ecosistema cultural y creativo, es destacable la participación que ha tenido Puerto de la Cruz, a través de Conexiones Improbables, en el desarrollo de la NEB en Europa. “No en vano la identidad de Puerto de la Cruz ha estado históricamente vinculada a esta línea de pensamiento como ciudad que fue, durante un tiempo, el hogar de Wolfgang Köhler y Eduardo Westerdahl, dos referentes de la investigación, el conocimiento y el arte a nivel internacional”, concluyó el alcalde. 

X