Los nuevos paneles solares, que cuentan con una subvención del Gobierno de Canarias, suministrarán energía al CEIP Punta Brava, al polideportivo Manolo Santaella y a dos estaciones de bombeo de aguas residuales 

El Ayuntamiento de Puerto de la Cruz, a través del área de Ciudad Sostenible y Planificación, está llevando a cabo la instalación de nuevos paneles solares de energía fotovoltaica en edificios municipales. Las actuaciones diseñadas consisten en sendas instalaciones solares fotovoltaicas en las cubiertas del CEIP Punta Brava y del polideportivo Manolo Santaella. La primera de ellas proveerá de energía, además de al propio colegio, a la estación de bombeo de aguas residuales de Bencomo, ubicada en el barrio de Punta Brava, mientras que la segunda no solo suministrará al polideportivo, sino también a la estación de bombeo de Playa Jardín. 

“Con este proyecto”, señala el concejal de Ciudad Sostenible y Planificación, David Hernández, “mostramos nuestro firme compromiso con la sostenibilidad y con las acciones derivadas de la declaración de emergencia climática aprobada por este Ayuntamiento”. Según Hernández, “el tipo de instalación empleada en el CEIP Punta Brava y en el polideportivo Manolo Santaella corresponde a un sistema de conexión novedoso, que permite que la energía generada no sea aprovechada únicamente por el edificio en el que se instala, sino también por instalaciones colindantes, como, en este caso, los sistemas de bombeo de aguas residuales de Bencomo y Playa Jardín, que son grandes consumidores.” 

Ambas instalaciones han supuesto una inversión global de 152.000 euros, de los cuales el 60% ha sido subvencionado por el Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Energía y los fondos FEDER. La ejecución de este proyecto, en el que el área municipal de Ciudad Sostenible y Planificación trabaja desde el pasado año, comenzó a principios del mes de agosto y está previsto que las obras finalicen a lo largo del mes de octubre. 

Con esta intervención, Puerto de la Cruz consigue “una mayor eficiencia y aprovechamiento de las energías renovables, disminuyendo la energía generada mediante combustibles fósiles, el dióxido de carbono emitido a la atmósfera y el consumo energético en un 20%, aproximadamente, en el caso del polideportivo Manolo Santaella y la estación de bombeo de Playa Jardín, y de un 58% en el caso de la instalación de Punta Brava, lo que permitirá que el CEIP sea prácticamente autosuficiente”, explica Hernández. Esta reducción del consumo energético se traducirá en un ahorro económico de alrededor de 20.000 euros anuales para Puerto de la Cruz. 

El concejal indica, además, que el área de Ciudad Sostenible y Planificación continúa trabajando para implementar sistemas energéticos sostenibles en otras instalaciones municipales. 

X