Tras la Cabalgata Real que se inició en el Castillo San Felipe y que culminó en la Plaza de Europa, los Reyes Magos recibieron el cariño y el calor de los y las portuenses, sobre todo de los y las más pequeñas de la ciudad.

 El alcalde de la ciudad Marco González les hizo entrega de la llave más mágica que abre todas las puertas de esta ciudad que disfrutó de un desfile lleno de color y que contó con un espectáculo piromusical que hizo las delicias de unos niños que se fueron a dormir con la ilusión de que sus sueños se harán realidad esta noche de Reyes.