La comisión de fiestas del barrio de La Vera, presidida por Mari González Ortiz, ha anunciado con felicidad el regreso de las fiestas que cada mes de agosto honran a la patrona de Canarias, la Virgen de Candelaria. Un momento esperado y deseado, tras estos años de pandemia y que supondrán la vuelta a la normalidad para la comunidad de este populoso núcleo de Puerto de la Cruz.

“Va a ser difícil conseguir hacer unas fiestas tan grandes como las de antaño, sin embargo, tenemos muchas ganas de hacer cosas por la gente, y demostrar una vez más, la unión tan importante que existe entre la gente de La Vera, que siempre han sentido sus fiestas de una forma muy importante”, cuenta la presidenta que a su vez nos muestra el nerviosismo propio de un momento como este, en el que la incertidumbre aún sobrevuela cualquier cosa que tenga que ver con el futuro próximo. “Solo con poder disfrutar de la Virgen en la calle, nos hará sentir satisfechos. Han sido muchos años de trabajo y a pesar de tanto esfuerzo y cansancio, porque también lo hay a pesar de la ilusión, estamos deseando que llegue ya el momento”, concluye.

El vicepresidente Pedro Rodríguez García, lleva muchos años ligado a este grupo de trabajo. También está ilusionado. “Espero que la gente del barrio, como siempre hace, se vuelque con las fiestas y a pesar de las circunstancias económicas que todos tenemos, colaboren con el mismo empeño que siempre. Sé que será difícil, pero todos tenemos muchas ganas de todo eso que conlleva la realización de una festividad como la nuestra y más en un barrio donde vive tanta gente y existe tanta devoción a la Virgen”.

Lo cierto es que ya tienen confirmadas las fechas, que se extenderán desde el día 12 hasta el 16 de agosto. Las procesiones, que son tres y que una de ellas transcurre por territorio villero, han sido anunciadas para los días 14, 15 y 16 del citado mes.

“Siempre hay ganas de Vera. Da gusto haber comprobado como el barrio se vuelca con una imagen que ya no solo importante para el mismo, sino para toda Canarias, como la patrona general que es. En mi caso, que he tenido la oportunidad de participar desde dentro en innumerables ocasiones, puedo mostrar abiertamente la emoción que siento por la recuperación de esta seña festiva del Puerto, que tantas alegrías nos ha dado a todos”, cuenta el Concejal de Fiestas Alberto Castilla. “Quien ha vivido en algún momento lo que sucede en el barrio, sabe perfectamente el porqué de la importancia de la celebración no solo de esta, sino de cualquier fiesta. La alegría, la convivencia y los puentes que surgen entre la gente son valores importantísimos que unen a la gente y que son más necesarios que nunca en esta época tan difícil que nos ha tocado vivir”, concluye Castilla.

El resto de programación ya se elabora con cariño por parte de la Comisión de Fiestas y allegados.

X