Área de Cultura

El papel de la cultura en las sociedades desarrolladas ha cambiado de forma sustancial en las últimas décadas. Hoy la cultura es algo más que valor patrimonial: es un activo estratégico de desarrollo social y la base de una importante realidad económica. Los recientes cambios en los hábitos de consumo cultural y las cifras de las industrias culturales son una demostración de esta tendencia.

La concejalía de cultura forma parte del organigrama general del Ayuntamiento de Puerto de la Cruz, Esta concejalía se encuentra dentro de un área genérica llamada Área de Cultura y Educación que incluye a otras concejalías específicas como son: Educación, Juventud, Deportes, Mujer y Fiestas.

La concejalía de Cultura como espacio específico tiene trazada sus líneas de políticas culturales. Encuadrándose éstas en el concepto de cultura como elemento de desarrollo social. Dando por sentado que el municipio es clave para la política cultural, se pretende formular el principio a la inversa: la existencia de una política cultural puede contribuir a fortalecer lo local.

La cultura y, en consecuencia, la acción cultural no son un lujo superfluo, una mera aureola de prestigio. Por tanto no se concibe como gasto, sino como inversión, siendo un poderoso agente cuya influencia se deja sentir en diferentes aspectos.

• Reforzar de la identidad cívica. Si la ciudad permite la identidad y la cohesión social, la política cultural las refuerza. Permite aumentar la identificación de la población con su entorno, multiplicar las ocasiones de encuentro, neutralizando las tendencias de atomización social, y explorar la identidad colectiva.
• Integración de minorías y desfavorecidos/as. Los programas culturales, por supuesto dentro de estrategias más amplias, muestran su efectividad en aspectos como la disminución de conductas delictivas en jóvenes, el desarrollo de la autoestima en personas en paro o la mejora de la integración social de personas discapacitadas y minorías étnicas.
• Mejorar de la calidad de vida. Gozar de oportunidades para ejercer el derecho a la cultura supone una mejora de la calidad de vida y un elemento añadido para aumentar la identificación con la ciudad.
• Regeneración urbana y económica. La cultura muestra también su contribución a la generación de empleo, el posicionamiento de la ciudad frente al exterior mediante la creación de imagen, la atracción de turismo, la recuperación de espacios marginados, etc.

Basándonos en lo que hemos visto, la potencialidad del municipio como agente cultural es evidente. En este sentido se hace pública por el Consejo de Europa la Declaración de Bremen, la cual recalca <<[…] la importancia de las comunidades locales y regionales, como área preferente para un desarrollo comunitario basado en finalidades culturales>>, a la vez que considera esencial que:

[…] toda colectividad local tenga el derecho y los medios para poder formular y promover su propia política cultural conforme a sus tradiciones culturales particulares, la infraestructura ya existente, la importancia y la naturaleza de su radio de acción así como las características culturales de su población (Consejo de Europa, 1983, 19).

Después de haber visto de forma general cuales son las tendencias y los papeles del municipio en lo que a cultura se refiere. En el marco de las políticas culturales del. Ayuntamiento de Puerto de la Cruz se establecen las estrategias y sus consiguientes objetivos generales, que alumbrarán los programas concretos de actuación.

Estos objetivos estratégicos serán:

• Hacer de la cultura un motor de desarrollo de Puerto de la Cruz, poniéndola en el centro de las decisiones estratégicas de la ciudad.

• Hacer que la cultura contribuya de manera destacada en la configuración de la imagen de Puerto de la Cruz, como municipio referencia en el ámbito local, regional e internacional.

• Contribuir a dar a Puerto de la Cruz un nuevo impulso social y económico, complementando el eje troncal del turismo al adquirir éste un sello de naturaleza cultural, símbolo de calidad para la ciudad.

• Hacer de la cultura un factor de cohesión social, de desarrollo comunitario y de configuración de una nueva sociedad que demanda y construye un tipo de ciudad diferente.

• Garantizar a la ciudadanía portuense los servicios culturales necesarios para el desarrollo de la vida social y cultural del conjunto de la población.

A un nivel más concreto, los objetivos operativos son:

• Favorecer la eclosión de talentos artísticos generando oportunidades, sobre todo entre los más jóvenes, y revirtiendo su obra sobre la sociedad portuense y sus visitantes.
• Conseguir que todos los agentes sociales se impliquen en el desarrollo cultural en la ciudad, no viéndola únicamente como un servicio municipal del que son meros consumidores, sino como un bien común.
• Lograr un auge cuantitativo y cualitativo en la dinámica asociativa de tipo cultural gracias al impulso ciudadano, a la implicación de las personas y a la respuesta de la población.
• Conseguir un incremento generalizado de las prácticas artísticas así como del interés y el conocimiento del patrimonio y la asistencia a las diferentes actividades culturales.